Ir al contenido

6. Conclusión de Negocia tu salario

Velocidad de reproducción:
Transcripción

A lo largo de esta lección, te preparaste para negociar un aumento.

Hiciste una lista con detalles de tu trabajo en un documento.

Creaste una tabla para organizar tus habilidades y logros, y relacionarlos con las prioridades de tu empleador. Buscaste información en Internet acerca de las remuneraciones promedio para tu puesto y región. Luego, decidiste si pedir o no un aumento. Destacaste puntos del documento que justificaran tu solicitud, como preparación para una conversación delicada con tu supervisor.

Luego, escribiste un guion para negociar un aumento. Usaste ese guion para actuar la situación con un compañero o solo, y ofreciste y recibiste comentarios para mejorar.

Si te tomas el tiempo de organizar la información en un documento, será más fácil negociar el aumento de forma profesional, en función de razonamientos y hechos bien pensados.

Puedes utilizar este tipo de preparación para cualquier conversación o evento importante.

Puedes organizar información en un documento para prepararte para: ● → Una entrevista de trabajo ● Una recaudación de fondos Una negociación con un proveedor de servicios, como un mecánico o un contratista Existe la posibilidad de que tu gerente rechace tu pedido de aumento a pesar de tu preparación.

Esto puede ocurrir por muchas razones. Es posible que tu gerente no esté de acuerdo con tu evaluación de desempeño. O que el presupuesto no sea suficiente para dar un aumento en este momento.

Si rechazan tu solicitud de aumento, asegúrate de preguntar la razón de forma cordial y profesional. Así podrás hacer un plan sobre cómo proceder en el futuro.

Por ejemplo, si es un mal momento para negociar un aumento, pregúntale a tu supervisor si podrías retomar la negociación dentro de tres o seis meses para ver si la situación mejoró. Si no se dan aumentos que consistan en sumas de dinero, recuerda que hay otros beneficios más allá de la remuneración por hora, como días de vacaciones y reembolso de capacitaciones.

Si el problema es tu desempeño, pregúntale al gerente de qué forma podrías mejorar. Ten en cuenta esas sugerencias para mejorar, y agrega algunas propias. Piensa de qué formas podrías mejorar tu desempeño antes de la próxima vez que negocies un aumento. Podrías tomar más capacitaciones, aceptar un nuevo proyecto o pedirle consejos a un empleado con más experiencia.

Planificar un posible rechazo puede convertir tu solicitud de aumento en una oportunidad para tu crecimiento personal y profesional, lo que implica más oportunidades de que aprueben tu solicitud en un futuro.

Siguiente