2. Documentos: Cambia fuentes y estilos - Elige una fuente, configura el tamaño y color, usa la función para resaltar, y agrega formatos de negrita, cursiva o subrayado

Velocidad de reproducción:
Transcripción

Es importante tener en cuenta cómo se ve el texto en la página cuando trabajas en un documento.

Debes comunicar el tema del documento de una forma atractiva para el público, esto determinará tus necesidades de diseño y cómo organices el texto.

Cambiar la fuente del documento puede servir para cumplir con los requisitos de tu grupo o personalizar el texto y que se vea único.

También puedes cambiar el tamaño, estilo y color de la fuente para organizar el texto y resaltar la información que creas importante para el lector.

Para comenzar, selecciona una fuente para el documento.

Luego, aplica cambios en secciones específicas donde resulte adecuado usar una fuente diferente, como el título de un póster o folleto.

Tal vez desees usar una fuente especial que no se encuentre entre las fuentes estándar.

Si bien el documento puede incluir más de una fuente para ciertas secciones, aplicar demasiadas podría generar confusión.

Además, te recomendamos elegir fuentes de estilos similares, como las fuentes Sans Serif.

A continuación, cambia el tamaño de la fuente para que el texto sea más fácil de leer.

Una vez que el tamaño cambie, asegúrate de que el texto entre en la página antes de un salto de página.

Elige un tamaño de fuente para la mayor parte del texto.

Si editas un documento que ya tiene texto, ten cuidado de cambiar únicamente el tamaño de los bloques de texto, pero no el de los títulos.

En el caso de materiales más gráficos, como los folletos, usa distintos tamaños de fuente para enfatizar determinada información.

Cambiar el tamaño también sirve para que las secciones gráficas del documento resulten más interesantes cuando las compartes o las publicas en algún sitio.

Agregar distintos estilos al texto profundiza el énfasis en detalles específicos.

Los estilos de fuente más comunes son negrita, cursiva y subrayado.

Decide en qué aspectos quieres que se enfoquen los lectores y qué deseas que recuerden.

Luego, aplica negrita en esos títulos y otras partes clave del texto.

Subraya o aplica cursiva en otras partes del texto para enfatizarlas de una forma diferente.

Cambiar el color del texto o resaltarlo sirve para destacarlo aún más.

Es una técnica útil para destacar números y fechas importantes.

También podrías usar el resaltado para señalar partes del texto que se deben revisar o completar.

Antes de terminar tu trabajo sobre el documento, utiliza esta función en las partes del texto que desees enfatizar o que necesitan más atención.

Ahora es tu turno: Selecciona una fuente para el documento.

Ajusta el tamaño de la fuente.

Agrega estilos en el texto.

Agrega color.

Y resalta partes del texto.

Instrucciones

  1. Selecciona una fuente para el documento.
  2. Ajusta los tamaños de fuente.
  3. Aplica estilos al texto.
  4. Agrega color.
  5. Destaca parte del texto.