Velocidad de reproducción:
Transcripción

Hay algunos elementos que deben incluirse en la mayoría de los correos electrónicos profesionales, pero tú puedes añadirles tu voz y estilo personal.

En este video, revisarás la estructura de un correo electrónico y los elementos que se deben incluir para abordar la mayoría de los temas.

Luego, elegirás al menos dos situaciones para practicar la escritura de correos electrónicos.

Un correo tiene cinco partes básicas: El destinatario.

Un asunto.

El saludo.

El cuerpo.

El cierre.

Para comenzar, crearás un nuevo correo electrónico.

Escribe la dirección de correo electrónico del destinatario.

Si piensas guardar el correo electrónico como borrador para enviarlo más tarde, puedes dejar este campo en blanco.

Luego, agrega un asunto.

El asunto es una especie de "título" del correo electrónico.

Comunica el objetivo principal de tu mensaje, de modo que el destinatario sepa qué esperar cuando lo abra.

Un asunto claro también sirve para que el mensaje se destaque en la bandeja de entrada de una persona.

Comienza el cuerpo del correo electrónico con un saludo.

El "saludo" es el inicio del correo.

Es la forma de dirigirse al destinatario.

El saludo que elijas debe adaptarse al público.

Es posible que en algunos lugares de trabajo no sea necesario usar un título formal, como "señor" o "señora", para dirigirse a un jefe o compañero de trabajo; sin embargo, pueden funcionar como una demostración de respeto frente a un cliente o una persona que no conozcas bien.

El saludo puede estar dirigido a una persona o a un grupo.

Luego de este, se encuentra el cuerpo del correo electrónico, la parte principal del mensaje.

El mensaje debe ser claro, breve y adecuado para el público.

Cuando escribas un correo electrónico, tómate el tiempo necesario para redactarlo de forma cuidadosa y concisa.

Vale la pena dedicarle unos minutos más para establecer una comunicación eficaz.

En un correo electrónico o mensaje de texto personal, posiblemente uses abreviaturas, oraciones incompletas y emojis para ilustrar tus sentimientos.

En los correos profesionales, es importante usar oraciones completas y gramática, puntuación y ortografía apropiadas.

El mensaje también debe centrarse en el tema indicado y evitar discutir información personal, incluso si se trata de un asunto personal.

Luego del cuerpo del correo electrónico, se encuentra el "cierre", donde finalizas el mensaje y firmas el correo.

Enseguida debes incluir tu nombre.

Si conoces bien al destinatario, puedes firmar solo con tu nombre.

Si, por el contrario, no conoces al destinatario o no le escribes frecuentemente, debes usar tu nombre y tu apellido.

Ahora que conoces los aspectos básicos de la escritura de correos electrónicos profesionales, practica escribir uno para dos situaciones diferentes como mínimo.

Instrucciones

  1. Avanza al próximo video para practicar la escritura de correos electrónicos en torno de dos situaciones diferentes como mínimo.